Por seguridad, checa tu Snap

Snapchat es una app creada en el 2010 por Ale Spiegel, Bobby Murphy y Reggie Brown, estudiantes universitarios de Estados Unidos. Con más de 30 millones de mensajes diarios su público adolescente esta satisfecho, sobre todo al saber que dentro de 24 horas todo lo que se ha publicado desaparecerá. Con un máximo de 10 segundos por video, se captan imágenes incapaces de ser guardadas por otro usuario y alertas sobre posibles intentos de pirateo, plagios o mal uso del contenido.

En la antigüedad se buscaba perdurar, creábamos imágenes con el fin de que dentro de varios años aún nos recordaran y asi se mantuviera viva nuestra “vida” a travez de un libro, una fotografía, una película o una pintura. Dando un giro completamene contrario, en esta aplicación solo se cuenta con un día para ser “alguien” dentro de esta comunidad; si bien es cierto que el tiempo no para, con 10 segundos de diferencia tienes 24 horas MÁS para poder subsistir en esta red e ir ingeniandote algo novedoso, atrayente a tus seguidores y animar sus pantallas.

Todo lo que pasó ayer ya se destruyó, se borró o se eliminó y ahora debes estar en constante “creatividad” para mantener viva tu app. En cuestion de cuidado Snapchat es lo equivalente a una vida enferma, si no le das su medicamento a la hora necesaria o no la nutres constantemente ésta puede morir, llegando al punto o momento en el que ya no se tiene dinero para comprar ideas y se cae en el aburrimiento.

Snapchat fue creado con el fin de entretener y fue hecho por unos estudiantes que finalmente solo deseaban aprobar su materia, sin embargo esto los llevó a inventar lo que ahora es una nueva necesidad de expresiòn y vigencia para todos los jóvenes, considerados por muchos la audiencia más exigente, quienes no tienen tiempo para nada, salvo para acrecentar su populariad, para incluirse dentro de un mundo virtual de gente exitosa, feliz, solvente y despegsarse de la incomprensión social de forma instantánea.


La máscara de lo popular y la moda es un vidrio antireflejante, oscuro y polarizado en el que increiblemente se está fuera de él.
La privacidad está encapsulada dentro de esta caja polarizada que constantemente se abre para sacar nuevas ideas y que el mundo vea lo que se oculta, el poseedor de la app refleja en ella su popularidad, dentro de ese espectro fantasmal que solo se crea y que el día de mañana ya no valdrá nada para nadie. Pareciera que solo se captura el momento en el que el entorno interactúa, pero va más allá de eso; el cómo se piensa se refleja en lo que se ve, en lo que se presta atención, esa intimidad se transforma en una fotografía o un video y el error aparece en el momento en el que esta acción es tan frecuente que solo se capturan imágenes sin sentido.

Uno de los mayores problemas de esta aplicación es que al ser finita se tiende a hacer imágenes absurdas o sin mensaje, despues de todo pasando 24 horas seran eliminadas. Todos los usuarios tienen esta conciencia, pero nadie sabe a donde se van estos Snaps caducos. Desde que existe internet nada de él ha sido eliminado, entonces ¿quién garantiza que Snapchat borrará por completo lo que publicaste hace un mes?.

En una entrevista realizada a Jaime Sánchez, consultor de seguridad en el Centro de Operaciones de Seguridad SOC que ha estado trabajando en el análisis de distintos servicios de mensajería instantánea para evaluar la seguridad de los mismos y los riesgos que presentan los usuarios, menciona el termino token (dispositivo electrónico que se le da a un usuario autorizado de un servicio computarizado para facilitar el proceso de autenticación), menciona que con cada envío de mensaje, se genera un token que teóricamente es único por cada mensaje, tras ser utilizado no caduca, por tanto es posible seguir usándolo. Esto quiere decir que un programador profesional podría acceder a una imágen perteneciente a India con número 832849 cuando él podría estar en Canadá, o ¿por qué los candados de Snapchat son en relación a la ubicación del usuario?.

Como un plus de seguridad para el usurio Snapchat, se crea una alarma que avisa cuando una fotografía fue copiada en una captura de pantalla, sin embargo solo es una alerta, talvez si es a alguien cercano sientas pena de saber que esa persona se enteró de que capturaste su foto, pero si es alguien desconocido que tienes en tu red solo puedes mandarle un mensaje, te conteste o no el daño esta hecho, para bien o para mal, ahora le pertenece una imagen que se “borrará” en 24 horas.

Estamos en una era donde todo lo percibimos velozmente, un video de 10 minutos ya es demasiado o una imagen con más de 5 renglones ya tiene mucha información. Por esta evolución es que hemos llegado a una imagen sin palabras, una fotografia o un audiovisual capaz de transmitirnos todo en segundos, pero ¿qué pasa si no se transmite nada y por eso mismo la respuesta es positiva? Entre más corto es mejor aceptado, menos es más, entre más corto es mayor el trabajo de síntesis y entre más trabajo, aumenta el número de personas que solo publican lo primero que se les viene a la mente. En el ambito de supervivencia social y aceptación, hacemos lo que está a nuestro alcance para SER alguien, alejándonos de nuestra realidad aprendemos a vivir con una pantalla donde podemos ver el reflejo de lo que nos gustaría ser en verdad, desgraciadamente nos convertimos en seres virtuales o en fantasmas inexistentes, realmente invisibles y únicamente alcansables a la luz de una fotografía.

Anuncios