Una invisibilidad despectiva

La discriminación que existe entre los mexicanos y sus raíces.

El Museo como institución es de todos, el gobierno te hace ver esa perspectiva y al tratarse de una institución gubernamental ésta no puede tener una mala imagen. Éste significado se le da a una persona normal, la misma sociedad ha creado un estereotipo de las personas que pueden ir a este recinto lleno de cultura, lejos de tener un comportamiento especial para ésta institución, la población excluye a algunas personas que se ven raras por su aspecto, creencias o gustos que de acuerdo a lo establecido por ellos no deberían de visitar este lugar.

Cuando perteneces a ese grupo discriminado por la población, no te quitas la vista de las personas responsables de mantener todo este orden. Se crea un ritual el estar en los zapatos de estas personas, desde que llegas y sientes que el trato es diferente. Desgraciadamente la misma institución te hace ver distinto, como si el serlo tachara de robar, dañar o despreciar las obras que en apariencia “todos los demás” podrían disfrutar con mayor detenimiento y experiencia que tú.

En este performance no llame la atención como suele suceder en estas actividades, viví una invisibilidad despectiva. Te ven de pies a cabeza, te analizan pero disimular porque eso ya es llamado discriminación, aún la hay, sin embargo ya puede camuflajearse entre miradas normales como si tus raíces no te avergonzaran.

Los mexicanos venimos de esas personas que cultivaban el maíz y hoy que vemos a esas mismas personas tachadas como indigenas nos apenamos y solo volteamos la mirada como si no las conociéramos.

El ver a alguien con falda, reboso, sandalias de plástico y trenzas en el cabello, ya que convierte en alguien distinto y distante de nosotros. Para este proyecto tuve que DISFRAZARME de una persona igual a nosotros, hemos despegado tanto nuestra sangre de sus raices que hoy debes comparar un “traje típico” para disfrazarte de tus ancestros.

Espero que gracias a este performance logre tocar sus corazones y los haga ver que cada que sopla el viento en nombre de Kukulcán su corazón late porque aún recuerda la sangre de nuestros antepasados.

IMG_4627IMG_4612IMG_4616IMG_4614IMG_4608IMG_4603

Anuncios